Tomando la iniciativa: formación experiencial en los campus universitarios

24 de enero de 2024

Un estudio publicado en el Journal of Enterprising Communities de Emerald Publishing en 2023 indaga en la relación entre la iniciativa personal y la asunción de riesgos, esencial para el descubrimiento de oportunidades de emprendimiento, especialmente enfocado en estudiantes cuya capacidad creativa puede jugar un papel clave.

Existe un punto determinante y precursor de toda actividad empresarial, sin la cual la creación de valor carece de sentido, siquiera de posibilidad. Toda la literatura especializada coincide en este aspecto, y es que la iniciativa personal es el punto de partida necesario, aunque no siempre suficiente, para llevar a cabo una acción de emprendimiento. Se trata del impulso creador, incluso aventurero, para atreverse a transcurrir por caminos todavía inexplorados, que carecen de guía o mapa, o de cualquier estrato superior que siente ninguna base. Es un compromiso con uno mismo, quizá el más poderoso de todos, fundado tanto en el desconocimiento como en las ganas de conocer. Porque el espíritu innovador, la generación de nuevas ideas que aportan un valor añadido al entorno social, los primeros pasos en el camino del emprendimiento, sucede siempre en un momento cronológicamente anterior a la experiencia real, sin anclajes o certezas de ningún tipo. Sumergirse de lleno en la incertidumbre, en el futuro como depositario de confianza, pero colmado de potencialidad.

Es en el caso de los estudiantes cuando la exposición de esta voluntad productora es si cabe más relevante. El artículo, cuya muestra de análisis está conformada por alumnos universitarios de distintos campus de Portugal, profundiza, a través de varios modelos de competencias empresariales, en las habilidades más efectivas para el emprendimiento y el descubrimiento de oportunidades, la variable de resultado o interés. Este primer paso indispensable, en el que el estudiante no solo extiende la ruta prevista de la formación académica, sino que decide “querer ir más allá” honrando así su pacto personal, se traducirá en un mayor rendimiento cuanto mayor sea el nivel de iniciativa, ya que dispara los resultados como consecuencia de la asunción o toma de riesgos (risk-taking). La valentía inicial implica así un mayor atrevimiento, supone lidiar con el riesgo para continuar adelante con el proyecto, a pesar de las inevitables vacilaciones. La motivación última solo puede radicar en una visión concreta de los objetivos, y que se fundamenta únicamente en una actitud positiva hacia el éxito, hacia la posibilidad real del mismo. Esta actitud optimista, si siempre está desligada de la experiencia al ser esta su razón de ser, está aquí desprovista de toda referencia o pista, indicadores en definitiva, de los que los jóvenes no disponen, como es natural, por su más limitado conocimiento del mundo real. El desenlace es la “creación por la posibilidad de creación”, emprender porque se puede emprender.

Y es por ello por lo que, tal y como se revela cuantitativamente, la capacidad creativa, la aptitud para pensar fuera de los marcos en un instante posterior a la iniciativa original, condiciona positivamente la asunción de riegos. En una relación no lineal, cuanto mayor es el nivel de creatividad en un estudiante, el efecto en la asunción de riesgos se incrementa sustancialmente, mejorando como consecuencia final el descubrimiento de oportunidades. Salir del itinerario habitual conlleva afrontar la incertidumbre aumentando las posibilidades de éxito, al abrir vías distintas para tomar riegos de forma creativa y encontrar oportunidades de emprendimiento más variadas. Abrir el marco significa abrir el abanico de posibilidades, y la creatividad combate frontalmente los espacios de otra forma inmóviles.

En una relación no lineal, cuanto mayor es el nivel de creatividad en un estudiante, el efecto en la asunción de riesgos se incrementa sustancialmente.

Muestra de ello es la reciente iniciativa de Sámara Camp, patrocinada por la Fundación Caja Extremadura en el Centro universitario de Plasencia (Cáceres). Durante dicha actividad, programada en varias jornadas de naturaleza lúdico-formativa, los jóvenes universitarios se enfrentan junto con sus compañeros a diferentes actividades instructivas. Mediante la experiencia y dinámicas de interacción interpersonal, desarrollan sus habilidades y competencias emprendedoras, potenciando la iniciativa personal y el talento. Es en el trabajo conjunto y en el plano experiencial como los estudiantes crecen en sus capacidades creativas y de toma de riesgo, y como, a través de sus vivencias, aumentan las probabilidades de éxito en el futuro.

La conclusión que se extrae por tanto es unívoca. Para mejorar el descubrimiento de oportunidades de emprendimiento es necesario cultivar y fomentar, primero, la iniciativa personal, una competencia nuclear de la que parte la actividad. Y segundo, la capacidad creativa, como herramienta para potenciar la toma de riesgos y la expansión de vías desde las que afrontar la incertidumbre. La educación de estas habilidades es crucial para incrementar exponencialmente las probabilidades de éxito, las oportunidades, y en un escalón más, el desarrollo personal de los estudiantes universitarios. Solo por medio de la formación experiencial, a través de situaciones, dinámicas, ejercicios interactivos, ocasiones para el autoconocimiento, es posible alcanzar estos objetivos. Porque es en la propia experiencia, en la actividad práctica, como se accede a una mayor comprensión de uno mismo, como se van realizando todas las potencialidades. Y más, supone el inicio de un anclaje más o menos tangible, las primeras miradas que con curiosidad fotografían el presente para comprenderlo. Si esto es complementado con la actitud positiva y arrolladora de un estudiante, el horizonte de futuro es necesariamente brillante. Los campos universitarios deben convertirse en los espacios para ello.

Fuentes: Junça-Silva, A., Duarte, H., & Santos, S. C. (2024). Personal initiative, risk-taking, creativity and opportunity discovery among students. Journal of Enterprising Communities: People and Places in the Global Economy18 (1), 49-71.

https://www.emerald.com/insight/content/doi/10.1108/JEC-10-2022-0150/full/html

Noticias relacionadas

Las Fundaciones EBS y Caja Extremadura colaboran para impulsar la formación en habilidades de los Jóvenes universitarios

Las Fundaciones EBS y Caja Extremadura colaboran para impulsar la formación en habilidades de los Jóvenes universitarios

La Fundación EBS y la Fundación Caja de Extremadura Colaboran para Impulsar la Formación en Habilidades de los Jóvenes Universitarios desde hace ya varios años. Así lo han manifestado en un nuevo encuentro celebrado esta mañana en Cáceres, con el propósito de lanzar una nueva edición de Sámara Camp en 2024. Este programa, tras las ediciones de Cáceres y Plasencia, busca ofrecer a los estudiantes las herramientas y habilidades necesarias para enfrentar los retos del mercado laboral actual.

leer más
El Escorial: cita con la historia

El Escorial: cita con la historia

Cuarenta y cinco responsables organizativos de más de diez países han participado el pasado día 6 de febrero en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) en una jornada formativa para desarrollar los valores de la organización en un contexto lúdico y de trabajo...

leer más